Existen diferentes tipos de pelo, o manto, en los perros, y cada uno de ellos tiene cuidados específicos con un cepillado diferente, utilizando la herramienta adecuada.

Vamos a especificar que tipo de herramienta podemos y debemos utilizar con cada tipo de pelo, en cada época de muda, si la hubiese y como realizarlo para que nuestra mascota este aseada y contenta.

Debemos tener en cuenta que a la mayoría de nuestras mascotas no les gusta el cepillado, no se dejan por varios motivos, un exceso de presión, la utilización de la herramienta inadecuada, una mala experiencia, etc.

Debemos acostumbrar a nuestro perro a un cepillado tranquilo, sin dañar la piel o el pelo, como lo haremos:

  • Primero debemos saber que herramienta es la más adecuada para el tipo de pelo que tiene nuestro perro.
  • Los perros son animales de costumbres, por lo que asociar un cepillado con algo agradable, después del cepillado, hará que nuestra mascota se deje y este más feliz.
  • Podemos utilizar chucherías durante o después del cepillado.
  • Podemos cepillar a nuestra mascota antes de realizar otra actividad que les satisfaga, paseos, juegos, etc.
  • Una vez conseguido esto, el cepillado será algo habitual para nuestro perro, deseando que llegue el momento para obtener su chuchería, paseo o juguete preferido.

Así que, después de estos consejos vamos a explicar cómo cepillar a nuestro perro.

Primero mencionaré los diversos tipos de pelaje de los perros:

  • Mantos de pelo corto sin subpelo (doberman, pincher, bulldog francés, etc.)
  • Mantos de pelo corto con subpelo (Carlino, Chihuahua, Rottweiler, etc.)
  • Mantos semi-largos con subpelo (Pastor alemán, Border collie, pastor belga, etc.)
  • Mantos largos con subpelo (Rough collie, Alaska malamute, Pastor de Brie, etc.)
  • Mantos de doble capa (Pomerania, Samoyedo, Chow chow, etc.)
  • Mantos Largos caídos (Yorkshire terrier, Shih Tzu, Bichón Maltes, etc.)
  • Mantos rizados u ondulados (Caniche, Perro de aguas español, Bichón Habanero, etc.)
  • Mantos de pelo duro (Fox terrier, Teckel de pelo duro, West Highland White terrier, etc.)

Vamos a especificar como cuidar y cepillar los diferentes tipos de mantos, y que herramienta vamos a utilizar.

Perros de manto corto
Este tipo de manto, es liso y de poca longitud, lo que hace que no requiera de muchos cuidados. Se debe cepillar con manoplas de caucho o cerdas naturales para evitar dañar la piel.

Por ejemplo podéis usar el cepillo 2 en 1 para perros Yes!pH con púas metálicas rematadas.

Con el cepillado eliminaremos el pelo muerto y la suciedad, debemos cepillarlo dos o tres veces por semana.

Perros de manto corto con subpelo
La longitud en este tipo de manto es corta, pero se caracterizan por la textura fuerte y el subpelo que tienen.

Estos perros realizan la muda 2 veces al año, aunque en algunos casos puede durar todo el año debido al uso de calefacción o aire acondicionado.

Los cepillaremos con deslanadores en las épocas de muda más fuerte, siempre con cuidado de no dañar la piel, el resto del año utilizaremos manoplas de caucho o cerdas naturales.

Perros de pelo semi-largo con subpelo
En este caso la longitud del pelo del perro es apreciable, y puede ser liso, fuerte u ondulado, teniendo también subpelo y muda. La medida del pelo hace sea necesario cepillarlos dos veces por semana.

Utilizaremos deslanadores en las épocas de muda del subpelo y cardas o rastrillos el resto del año.

Perros de pelo largo con subpelo
Los perros con este tipo de pelo requieren un cuidado cada dos días. El cepillado es igual a los de pelo semi-largo en el deslanado y debemos utilizar peines de púas largas, cepillos de mantequilla o similares en el cepillado.
Perros de pelo largo caído
La mayoría de las razas de perro con pelo largo no presentan subpelo, por lo que no realizan muda.

Para el cuidado de su manto se requiere cepillos de púas metálicas o de mantequilla, cepillos de nylon o cerdas de jabalí y peines metálicos, el cepillado debemos hacerlo cada dos días.

Perros de pelo rizado u ondulado
Suele tratarse de pelo largo, pero que nace enroscado y tiene un crecimiento constante que precisa de cortes continuos de pelo.

Los perros con este tipo de manto deben cepillarse de forma continua para evitar la formación de nudos, utilizaremos cardas primero y peines metálicos después.

Perros de pelo duro
Este tipo de manto canino es áspero y fuerte al tacto, como el alambre, con el subpelo suave, si lo hubiera. Estos perros no pierden pelo de forma natural, por lo que hay que practicarles mudas artificiales o stripping.

El cepillado debemos realizarlo con una carda, seguido de un peine metálico, podemos mantener el manto quitando el subpelo con deslanadores.

El cepillado del perro deberá hacerse de forma semanal, ya que el pelo duro no suele anudarse.

Toda esta información podéis consultarla con nuestros profesionales en Tiendanimal.

En casa es importante cepillarlos regularmente. De este modo eliminaremos el pelo secundario muerto y evitaremos que éste se acumule obstruyendo los folículos pilosos del perro.

Un buen cuidado del pelo de nuestra mascota durante todo el año nos permitirá sin duda el poder mantener el pelo original de nuestro perro.

Como ya hemos comentado debemos siempre utilizar el cepillo o peine adecuado con cada tipo de pelo.
 
 

Miki Lluch